AMATE
Noticias no
 
Redes Sociales
 
 
df


VI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe. El Salvador 1993
2014-04-11


"La organización del Sexto Encuentro Feminista Latinoamericano y de El Caribe no sólo fue un desafío a la capacidad organizativa de las salvadoreñas, también promovió una agenda feminista que incluyó demandas que el movimiento salvadoreño no había contemplado antes, el más notable: los derechos de las lesbianas, planteado como el derecho a la libre opción sexual. Algunas integrantes de La Media Luna participaron en la planificación y preparación logística del Encuentro y eso empujó al lesbianismo a primera plana, aunque no fue un hecho intencional.

El mes anterior al Encuentro, la derecha salvadoreña lanzó una campaña dirigida a obstaculizar la realización del mismo. Se publicaron notas en la prensa acusando al Encuentro de ser una fachada del FMLN, acusación irónica ya que la mayoría de las organizadoras salvadoreñas organizadoras del Encuentro estaban dramáticamente alejadas del FMLN en ese tiempo. A pesar de ese alejamiento, las políticas del FMLN eran mucho más cercanas a la plataforma de MUJERES 94, y ya que la mayoría de los votantes eran mujeres, la derecha necesitaba contrarrestar el discurso de la plataforma. Relacionando al FMLN con el Encuentro y atacar éste, permitía a la derecha desprestigiar a las organizaciones de mujeres salvadoreñas y al FMLN.

La derecha encontró el vehículo perfecto en la organización de una delegación de CIPES de lesbianas, gays y bisexuales, que coincidía con las fechas del Encuentro. Un volante para reclutar participantes a la delegación expresaba como objetivos específicos de la misma: apoyar al Colectivo Lésbico-Feminista de la "Media Luna", asistir al Encuentro y reunirse con miembros del FMLN.

Las noticias de este volante provocaron un huracán. "Gente", parecida a la revista "People", publicó en primera plana una nota titulada: "¿Vienen las lesbianas?". Vinculando a CISPES, el Encuentro, el FMLN, la homosexualidad y el SIDA, la nota hacía un llamado al gobierno para que exigiera una prueba de SIDA a los/as participantes en la delegación "ya que es conocido que las lesbianas y gays son la población de más alto riesgo" (1993:40). Las organizadoras locales del Encuentro y algunas miembras de la Media Luna recibieron amenazas de muerte y algunos hoteles cancelaron sus reservaciones después de ser fuertemente intimidados. A pesar de las amenazas, el Encuentro siguió adelante en medio de mucha controversia.

Durante la realización del mismo, las lesbianas y el lesbianismo fueron altamente visible en los talleres, presentaciones, ponencias y debates del programa del Encuentro; sin embargo, mientras que los 134 talleres que se realizaron tenían los nombres de las coordinadoras anotados en el programa, cuatro de los cinco talleres con temas relacionados con el lesbianismo, no tenian listados los nombres de quienes los coordinaban.

Las repercusiones de la propaganda fueron muy claras para mí despuecito de llegar al aeropuerto. Encontré a una voluntaria del Encuentro que me llevó a un micro mientras ella esperaba a otras visitantes. Unos minutos despues, ella vino donde yo esperaba y parecía estar molesta: "Algunas mujeres que vienen al Encuentro me vieron y empezaron a gritar -me dijo-, nosotras no hacemos cosas así -explicó y después me preguntó- ¿Crees que son lesbianas?".

* Este texto ha sido extraido del documento El Infeliz "acompañamiento" del lesbianismo con el feminismo en El Salvador y su coqueteo con el movimiento internacional por los derechos de los gays de Kelley Ready.

 

Necesitamos el poder de ser palabra, denuncia, esperanza, que surge de la ternura, de la valoración de las complicidades halladas entre nosotras, que se expresa en la visión consciente y femenina de nuestra sociedad.

Hay que valorar la experiencia que en mi opinión fue muy enriquecedora de la configuración del Comité Regional, porque nació como una voluntad de conococimiento, de enriquecimiento de las feministas centroamericanas. En todos los países tuvimos encuentros nacionales, que no fueron encuentros feministas, que fueron encuentros de mujeres, pero que permitieron iniciar el debate. Esta primera etapa culmino con la realización del 1er encuentro regional en marzo en Montelimar, al que asistieron 500 mujeres de la región centroamericana.

Fue un momento riquísimo de síntesis para el movimiento en Centroamérica. Montelimar destapó una serie de temas y diferencias de fondo entre nosotras sobre el tema de las preferencias sexuales que fue dificilísmo de manejar. Después en los países fue muy conflictivo. Pero fue riquísimo en términos de que empezamos a abordar esas temáticas. Sacamos el feminismo de la clandestinidad.

La plenaria de Montelimar decidió que el comité se ampliara para la preparación del VI encuentro y cuando se amplía a 3 miembras por país y a 5 por El Salvador que era la sede, empezamos a tener dificultades mucho más serias. Estabamos ahora sí preparando un encuento feminista para las feministas que no conocíamos, con muchos tabúes y prejuicios sobre las vacas sagradas. Teníamos mucho miedo sobre si íbamos a ser capaces de cumplir con las expectativas de estas mujeres en este encuentro.

* Transcripción extraida del video de Telemanitas.



 
 
 
Registrate, para recibir nuestro boletín electrónico:
Nombre: Apellido:
Institución: E-mail:
Contraseña: Código: Código
  Ingresa el código de verificación :
  AMATE  
2225-2332
2225-4032
2225-2332
  info@amate.org.sv   Calle Dirección # 249
Colonia Escalón
San Salvador, El Salvador